Montessori en la cocina, cómo se aplica

Dar la bienvenida a los niños pequeños en la cocina es una de las formas más fáciles de apoyar la creciente independencia de tu hijo en el hogar. La comida se puede colocar en estantes bajos y de fácil acceso, para que tu peque pueda tomar decisiones y ser responsable de colocar los alimentos en sus lugares correctos. Un taburete colocado cerca de la encimera invitará a ayudar con el lavado de las cacerolas o en la preparación de sus platos favoritos. Te enseñamos trucos para aplicar la filosofía Montessori en la cocina.

montessori en la cocina

Si hay suficiente espacio en tu cocina, considera una mesa y sillas del tamaño de un niño, de modo que tu pequeño pueda participar en la preparación de la comida, sentarse cómodamente para comer bocadillos y limpiar fácilmente.

Rebajas
MEOWBABY Torre de Aprendizaje Montessori Ayudante de Cocina Para Niños Taburete de Madera Taburete Asistente de Cocina Estantes Ajustables Natural
  • ❤️ Montessori Torre de aprendizaje le permite al niño participar en estas actividades cotidianas, que anteriormente, debido a la altura, no estaban disponibles para él.
  • ❤️ El ayudante de cocina de Meowbaby es una combinación de estabilidad estructural, tecnología de ensamblaje segura con un diseño hermoso y ligereza de forma.
  • ❤️ El Niño, de pie en la plataforma, puede aprender sin obstáculos a través de la observación de adultos, lavar los platos o realizar actividades simples de cocina. De esta manera, puede fortalecer la autoestima, desarrollar la independencia y la autoconfianza, y mejorar la coordinación de los movimientos.
  • ❤️ Learning Tower de cocina es muy sólido y estable. Nos centramos principalmente en la seguridad, la fiabilidad y la calidad.

Considera el uso de cubiertos, vajilla y otros utensilios de cocina de calidad que sean del tamaño apropiado para tu hijo, en lugar de artículos de cocina de plástico de juguete, que le permitan aprender a usar correctamente los objetos reales para la hora de comer y preparar la comida. Por ejemplo, el uso de una jarra de tamaño infantil y un vaso pequeño le permite a tu hijo verter agua cuando tiene sed, le enseña a tener cuidado con platos reales y le ayuda a aumentar su autonomía para atender sus necesidades. A medida que los niños crecen, el entorno hogareño debe crecer con ellos, prestando especial atención a apoyar su independencia en el acceso y el cuidado del espacio.

La clave es incluir a los niños en las actividades diarias de tu familia en el hogar, ya sean niños pequeños o adolescentes, como una expectativa desde el principio.

Pedagogía Montessori en la cocina

Si la cocina puede ser un lugar con toda clase de peligros para los más pequeños (utensilios peligrosos como cuchillos, productos del hogar, riesgo de rotura de objetos de cristal,…), puede, con un poco de práctica, convertirse en una habitación donde tu hijo gane rápidamente en autonomía.

Todo a su altura
Coloca un escalón en un rincón de la habitación: cuando cocines, permitirá que tu hijo estar a la altura de la encimera. Él podrá observar lo que estás haciendo, compartir este momento de convivencia y tal vez incluso echarte una mano. Como un escalón o tabure puede ser peligro, te recomendamos que lo sustituyas por una torre de aprendizaje (también llamada torre Montessori) que, habitualmente puedes encontrar en dos versiones:

Torre de aprendizaje convertible: una torre de aprendizaje permite que tu pequeño hijo pueda llegar a sitios a los que, no puede acceder sin ayuda ya que no están a su altura. Una torres es una mezcla entre taburete y escalera que, permite a tu hijo tener mayor autonomía de una forma muy segura. Una torre Montessori convertible, cumple una doble función ya que, se transforma en pizarra, mesa o escritorio para que puedas tener el mueble 2 en 1 perfecto para tu hijo y para ti.

Torre de aprendizaje plegable: un elemento de este tipo, brinda las ventajas de una torre convencional, pero se puede abatir cuando no se está utilizando para maximizar el espacio en la cocina.

Ante todo, un entorno seguro
Para poder dar libre acceso a la cocina garantizando al mismo tiempo la seguridad del niño, elimina los productos y objetos peligrosos que estarían a su altura.

Planifica su propio espacio
Para que quiera participar en la preparación de la comida, organiza un espacio para él. Una mesita y una silla al alcance de la mano, una estantería o un cajón personal, donde guardar su plato, su vaso y sus cubiertos.

Invierte en equipamiento de cocina apto para niños: un cuchillo pequeño, un rodillo de tamaño reducido,… Y a partir de los 2 ó 3 años, dale tareas sencillas para realizar, como amasar, untar pan, mezclar unos ingredientes,…

No te enfades
En la cocina, pueden suceder pequeños accidentes (incluso a los adultos). Trata de restar importancia si tu hijo rompe un vaso o un plato, o si derrama el contenido de un cuenco. Empoderarlo en lugar de regañarlo es mejor, le enseña a cuidar las cosas y a concentrarse cuando hace algo. Explícale con calma, y ​​si es posible y seguro, involúcralo en la limpieza del suelo o de la encimera. Puedes utilizar un rincón de la cocina para guardar un cepillo, una escoba, un delantal, un cubo, una esponja,… para que tu hijo pueda limpiar si se ha roto o derramado algo. Es importante que le muestres las acciones a seguir y le permitas limpiar lo que acaba de hacer, sin discutir.

Beneficios de aplicar Montessori en la cocina

Los beneficios para los niños de trabajar con la pedagogía Montessori en la cocina son múltiples. Puedes, a través de la cocina, brindar apoyo académico. Añadir nuevo vocabulario, utilizar operaciones matemáticas, fonología,… Ayudarás a que tu hijo comprenda mejor la naturaleza y el origen de los alimentos. ¿Cómo crece el tomate? ¿Cómo se convierten las zanahorias en puré? Esto es importante para evitar rechazos de platos o alimentos concretos más adelante. Finalmente, la metodología Montessori en la cocina contribuye a fomentar la destreza en los dedos y en las mano potenciando, al mismo tiempo, la autonomía. Estas acciones prácticas ayudan al niño a desarrollar su concentración y le dará ganas de aprender. Maria Montessori lo llamó los “ejercicios preliminares”.

Más sobre como introducir Montessori en la cocina

Hacer una actividad Montessori en la cocina significa adaptarla. Prepara el entorno configurando un espacio de trabajo con todos los elementos que los niños necesitarán para realizar su tarea. Después, comparte claramente el objetivo que se le ha asignado y nombra las herramientas a emplear, mostrar una vez, lentamente, con gestos precisos y en silencio, cómo hacerlo, insistir en los puntos de control («no quedar tiras de piel en la zanahoria»), y verbalizar el final de la acción (“todas las zanahorias están peladas”). Después de eso, le dejas hacerlo de forma independiente.

¿A partir de qué edad te puedes plantear cocinar con tu hijo?

Cuanto antes mejor. Introducir a un niño en la cocina significa hacerlo participar en la vida familiar. Tan pronto como tengan la edad suficiente para caminar, a partir de los 18 meses, realmente puedes comenzar. A esta edad tu hijo puede, por ejemplo, pelar un huevo (actividad que suele encantar a los peques), cortar un plátano, amasar,… Después, desarrollará habilidades, cortará elementos cada vez más duros, hasta realizar acciones más complicadas, como verter preparados líquidos, romper huevos, etc. En cuanto a la cocina, puedes considerar derretir chocolate a partir de los 5 años, cocinar un risotto o una verdura frita a partir de los 6 años.

Conclusiones
Lo que hay que pensar es que la mano del niño es muy pequeña. Por tanto, necesitas utensilios adecuados a su tamaño: un pequeño rodillo, un batidor de dimensiones reducidas,… También hay herramientas prácticas, como las tazas medidoras que pueden ayudar. La otra apuesta fundamental es ponerlos a la altura del plan de trabajo, con total seguridad. La torre de aprendizaje es ideal ya que se utiliza desde los 18 meses aproximadamente hasta los 5 años del niño.

Muestra al niño donde están el contenedor de papel, el contenedor de vidrio y el contenedor de orgánico. El reciclaje es importante para el planeta y los niños deben ser conscientes de ello desde una temprana edad.

Si configuras la cocina Montessori e introduces pequeñas reglas, la cocina ya no será un lugar de miedo, prohibido para el pequeño, sino un lugar de convivencia para todos los miembros de la familia.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por mí, Esther Béjar, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es poder responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa Europa S.L. (Webempresa), situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@mepicalaetiqueta.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Subir