Cuidados de la piel en verano

Si bien una rutina constante para el tratamiento de la piel funciona para tu mantenimiento anual, hay pasos a seguir importantes que debes tener en cuenta a medida que el clima se vuelve más cálido. En esta guía te hablamos de los cuidados de la piel en verano.

cuidados de la piel en verano

Debes tener claro que una rutina sólida debe ser aplicable a todas las estaciones y todos los climas. Dicho esto, hay un par de cambios que podrías considerar en la época estival. 

Los mejores cuidados de la piel en verano

Inevitablemente, cada año, los veranos hacen mella en la piel. La contaminación, el exceso de humedad, el fuerte calor,… elimina el brillo natural y, a veces, invita a las imperfecciones cutáneas. Para evitar todas estos problemas y continuar con una piel radiante como antes, te mostramos unos prácticos tips sobre los cuidados de la piel en verano que puedes seguir en estos meses de calor.

1. Consulta con un profesional para tus cuidados de la piel en verano

En primer lugar, si tienes dudas acerca del estado de tu piel o no tienes claro qué tratamiento deberías seguir, te aconsejamos que te pongas siempre en manos de profesionales como, por ejemplo, la clínica dermatológica Dermatología Dexeus.

Si decides someterte a cualquier tipo de tratamiento para el cuidado de tu piel, es imprescindible que acudas a una buena clinica dermatologia laser donde un dermatólogo cualificado te aconsejará que proceso es el mejor para ti.

2. El protector solar es imprescindible

Sustituye el protector solar sin usar del año pasado por un envase sin abrir. Compra un nuevo protector solar que tenga componentes UVA y UVB. Respecto a la cantidad a aplicar, debes usar un vaso de chupito lleno para tu cuerpo y una cucharadita llena solo en tu cara. Vuelve a aplicar cada 1 ó 2 horas para garantizar un verano lleno de diversión segura al sol.

Es el consejo más importante, fundamental, que no debes dejar en casa: usa protector solar. Lo recomendable es una crema solar de amplio espectro de FPS (Factor Protección Solar) 30 o más en toda la piel expuesta. No te olvides de zonas como las manos, los pies, las orejas y los labios. 

3. Aligera la rutina diaria de cuidado de la piel en verano

La humedad y el pegajoso calor del verano implica que debes cambiar tu limpiador espeso (como una crema o un limpiador con base de aceite) a favor de una opción más suave y espumosa. Mientras aplicas el producto, puedes aprovechar para hacer un poco de gimnasia facial que te ayudará a fortalecer los músculos del cuello y la cara.

4. Usa una hidratante de doble finalidad

Para ayudarte con tu rutina de cuidados de la piel en verano, puedes considerar cambiar a una combinación de crema hidratante y protector solar durante estos meses. Usa una crema liviana ya que, las hidratantes más espesas pueden provocar la obstrucción de los poros, inflamación y granos; especialmente si tienes piel grasa o propensa al acné.

Utiliza una hidratante que te ofrezca una hidratación suave y protección solar alta sin asfixiar tu piel. 

5. No dejes de hidratar por completo

A pesar de que el clima es caluroso y húmedo, es necesario hidratarse. Incluso si ya sientes tu piel grasienta, siempre debes seguir su cuidado con una buena crema hidratante.

Las hidratantes restablecen el estrato córneo, la capa más externa de la piel, que protege de contaminantes y químicos dañinos y previene una mayor irritación o sequedad. Gracias a su textura liviana, una buena crema, ayudará a mantener nutrida esa capa externa sin sentir demasiado peso en la piel.

6. Invierte en un buen suero de vitamina C

La vitamina C es excelente durante todo el año, pero es más importante en el verano porque ayuda a prevenir la hiperpigmentación, mejora la apariencia de las líneas finas y puede ayudar con la producción de colágeno. Pon unas gotas sobre tu piel entre la limpieza y la crema hidratante.

7. No olvides exfoliar

La regla básica del cuidado de la piel es exfoliar en profundidad. Tu cuerpo arroja las células muertas a un ritmo asombroso cada minuto de cada día. Si no te deshaces de ellas, simplemente se asentarán en tu piel y la harán verse opaca y seca. No importa cuánta loción uses, nunca tendrás una piel radiante si no te exfolias. Toma un exfoliante corporal y date una ducha. Frota suavemente tu exfoliante con movimientos circulares en todo el cuerpo desde los hombros hacia abajo (necesitarás una exfoliante facial para tu rostro y cuello) y enjuaga. Continúa haciéndolo 2 ó 3 veces a la semana para una piel bonita durante todo el año.

8. Reduce tu tiempo en la ducha

Entre los entrenamientos, los días de playa y el sudor del verano, muchos de nosotros nos duchamos más de una vez al día. Una ducha muy larga o una ducha con agua demasiado caliente puede provocar un secado excesivo de la piel, lo que puede conllevar inflamación e incluso un eccema.

9. Minimiza el maquillaje

Durante la época estival, lo mejor es menos maquillaje. Bajo el sol fuerte, los looks naturales son los mejores. Si tienes la intención de usar una base, aplica también polvos faciales con FPS para evitar manchas en la piel. Para proteger tus labios, usa siempre un brillo o un bálsamo labial con un factor de protección de 15 para que estén más frescos. 

Echa un vistazo de cerca a las etiquetas de tus productos de maquillaje y solo conserva aquellos que no sean comedogénicos (productos formulados sin ingredientes que obstruyan los poros). 

10. Permanece a la sombra

Usa sombreros de ala ancha y gafas de sol, ten cuidado de exponer la menor cantidad posible de tu cuerpo a la luz solar directa. Siéntate debajo de una sombrilla, usa un sombrero extra grande y evita el sol del mediodía.

11. Haz del agua tu mejor aliado

Se necesitan al menos 8 vasos de agua al día. Si es posible, lleva contigo una botella y recuerda beber al menos una vez cada 30 minutos. El agua no solo te ayuda a sentirte fresco, sino que también previene la deshidratación y te facilita eliminar muchas toxinas.

La piel cambia con las estaciones

El invierno trae un clima que despoja a la piel de su humedad natural y causa escamas y picazón en la piel. El clima del verano puede provocar infecciones bacterianas debido al sudor, los poros obstruidos y los brotes de acné. El aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno pueden deshidratar la piel. Por eso, cada temporada viene con sus reglas establecidas para el cuidado de la piel.

Tu cuerpo requiere una atención y un cuidado extra durante los días estivales. Con unos sencillos cuidados de la piel en verano como limpiar, mantener el nivel de hidratración y usar protector solar, puedes protegerte de los efectos dañinos del sol y el calor. 

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por mí, Esther Béjar, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es poder responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa Europa S.L. (Webempresa), situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@mepicalaetiqueta.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Subir