Tipos de manicura, ¿cual es la perfecta para ti?

Tienes mucha suerte de ser una amante de la moda y la belleza en esta época, ya que hay toneladas de nuevos productos y técnicas que puedes probar con respecto a tu manicura. Por supuesto, con todas las opciones disponibles actualmente para tus uñas, elegir la correcta definitivamente puede resultar un poco abrumador. ¿Cómo sabes cuáles son los mejores tipos de manicura para la salud de tus uñas? Y, dado que muchas de estas técnicas requieren cierta inversión económica, ¿realmente valen la pena?

tipos de manicura

Para responder estas preguntas y más, hemos investigado algunos de los tratamientos de uñas más comunes, desde la manicura básica habitual hasta las más sofisticadas que están arrasando en el mercado. Vamos a contarte los pros y los contras de cada uno de estos tipos de manicura, y después dejaremos que tú decidas cuál es la mejor manera de mantener tus uñas brillantes y saludables.

Debemos advertirte que, en este artículo solo te enseñamos los diferentes tipos de manicura que puedes utilizar, pero no te enseñamos a aplicarlos por lo que, si estás interesada en aprender estas técnicas con el paso a paso y ver videos explicativos, te recomendamos que leas estas dos guías: uñas semipermanentes para hacer en casa y uñas acrílicas con todo lo necesario para su elaboración.

Tipos de manicura, todo lo que debes conocer

Una manicura básica, unas uñas de gel o unas uñas con acrílico, ¿cuál de estos 3 tipos de manicura te interesa más? Sigue leyendo porque te explicamos en qué consiste cada una de las técnicas así como sus ventajas e inconvenientes.

1. Manicura básica

No puedes equivocarte con una manicura regular básica. La técnica es sencilla, consiste en recortar, dar forma, limar y pulir tus uñas. También se recortan las cutículas y se aplica un tratamiento con aceite para cutículas. En función del tiempo con el que cuentes, tus manos también pueden recibir algo de amor envolviéndolas en toallas tibias, para después aplicar loción y masajear tus palmas y dedos. Opcionalmente, puedes aplicar un buen esmalte (aunque a muchas mujeres les encanta ir con la uña desnuda recién pulida que brilla como si tuviera una capa transparente).

Ventajas de una manicura básica

  • La manicura estándar es relativamente económica, fácil y rápida de hacer y mantener.
  • La manicura estándar ayuda a preservar la salud de las uñas.

Contras de la manicura básica

  • Si has aplicado esmalte, es posible que el acabado impecable no dure mucho. Incluso puedes ver imperfecciones el mismo día.
  • Se necesita tiempo para que el esmalte se seque y puedes manchar si no esperas (lo más recomendable es utilizar esmaltes de secado rápido).

2. Manicura en gel

Tu manicura en gel seguirá el mismo proceso que una manicura estándar, hasta la aplicación del esmalte. Cuando llegue el momento de agregar color, en este caso deberás aplicar varias capas de esmalte y después secar cada una con luz ultravioleta. También se aplica una capa superior (llamada top coat). Una vez que tu manicura en gel esté seca, estará realmente dura. No hay posibilidad de que manches el esmalte y no se astillará durante varios días. En este tipo de manicura invertirás aproximadamente 45 minutos.

Ventajas de la manicura en gel

  • Las manicuras en gel son duraderas. Puede pasar hasta dos semanas sin astillarse.
  • En este tipo de manicura, las uñas se ven más naturales que con las uñas acrílicas.
  • Una manicura en gel fortalecerá tu uña y evitará desgarros y roturas.

Contras de la manicura en gel

  • La eliminación de este tipo de manicura puede ser un poco más dificultosa.

3. Uñas acrílicas

Las uñas acrílicas es un tipo de manicura que existe desde hace mucho tiempo, fue muy popular en los años 80. Estas uñas están hechas de una mezcla de monómero líquido y polímero en polvo que se mezcla junto con otros productos químicos y se aplica sobre la uña natural. El pulimento se aplica en la parte superior. También puedes aplicar una capa de gel sobre tus uñas acrílicas.

Las uñas acrílicas son duras y duraderas. Se rompen y saltan ocasionalmente, y a menudo durarán hasta que te crezcan las uñas. Debes saber que este tipo de manicura no se ve bien a medida que la uña crece, por lo que realmente no obtendrás uñas acrílicas bonitas a no ser que te comprometas a rellenar la base cada dos semanas (por supuesto, este tiempo varía en función de lo que tarde en crecerte la uña). La aplicación inicial de tus uñas puede costarte menos de 50 euros y, por ese precio, podrás comprar todo el material necesario teniendo producto para uno o dos años.

Ventajas de las uñas acrílicas

  • Las uñas acrílicas son duraderas.
  • Una vez que domines la técnica, el retoque te llevará poco tiempo y solo deberá hacerse cada dos o tres semanas.

Contras de las uñas acrílicas

  • Las uñas acrílicas pueden verse no muy naturales si aplicas mucho producto y quedan muy gruesas aunque, muchas mujeres buscan justo ese efecto con estos tipos de manicura.
  • Una manicura acrílica tarda hasta una hora y media, aunque los rellenos de mantenimiento son más rápidos.

Diferencia entre los tipos de manicura: uñas de gel y uñas acrílicas

Estos tipos de manicura, las uñas acrílicas y de gel, son la solución perfecta para unas uñas recién pulidas y sin astillas que duran semanas y semanas. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre las uñas de gel y acrílicas y en qué se diferencian los dos tipos de tratamientos de esmalte de uñas.

Las uñas de gel son un tipo de uñas acrílicas, tienen un aspecto más brillante que las uñas acrílicas que tienden a ser más resistentes. Las manicuras de uñas acrílicas tienden a atender a aquellas mujeres que quieren un aspecto más creativo y dramático realzando sus uñas con uñas artificiales. 

Las uñas acrílicas están hechas con un polvo que se sumerge en solvente que se usa para alargar la uña y proporcionar una capa superior más fuerte sobre las uñas naturales. 

El proceso de la manicura

Te explicamos brevemente el proceso de elaboración de ambos tipos de manicura.

Uñas acrilicas

La aplicación de uñas acrílicas implica limar la uña natural para crear una superficie rugosa sobre la que colocar el pegamento. Cuando se haya completado este paso, el polvo acrílico y el líquido se combinan para crear una mezcla para crear un molde para pegar en las uñas. 

A continuación, se le da forma al molde de uñas artificiales y se pule para que tus uñas parezcan más largas y con la forma y longitud personalizadas que desees. 

Los acrílicos vienen en forma de polvo llamado polímero y en forma líquida que se conoce como monómero. Se guardan en dos recipientes separados y cuando se mezclan se convierte en acrílico y parece una masa. El tipo de acrílico que contienen las uñas se llama metacrilato. 

El hecho interesante y la diferencia más notable cuando se trata de uñas acrílicas es que se curan al aplicarlas sobre la uña. Las uñas acrílicas se secan al entrar en contacto con el aire, por lo que deben aplicarse rápidamente, ya que las uñas de gel se secan con luz ultravioleta. Además, las uñas de gel son autosuficientes y no necesitan mezclarse con polvos de polímero.

El proceso de eliminación de las uñas acrílicas consiste en remojarlas en acetona durante 20 minutos. 

Uñas de gel

Las uñas de gel se introdujeron en el mercado de la belleza en la década de 1980 como geles tradicionales que eran geles duros. Con el paso del tiempo, se introdujeron nuevas variaciones que eran fórmulas debilitadas de geles duros conocidos como geles blandos y esmaltes en gel.

Los geles duros son para aquellas que buscan extender la longitud de sus uñas o mantener sus uñas largas y naturales. No se pueden remojar y se secan hasta obtener un acabado no poroso (esto significa que la acetona y otros disolventes no los penetrarán, lo que a su vez hace que duren más que el esmalte de uñas normal). 

Durante la aplicación, los geles duros utilizan un adhesivo que debe colocarse (por ejemplo, un enlace de proteína) y una capa base que se aplica antes del gel duro. A continuación, se aplica un constructor que construye la uña artificial y, por último, una capa superior transparente para dar un acabado brillante al final. El proceso de secado (también llamado curado) consiste en colocar las uñas pulidas debajo de una lámpara UV durante unos minutos. El proceso de eliminación requiere que se limpie el gel duro, ya que no se puede remojar. 

Los geles blandos y los pulimentos en gel tienen una consistencia mucho más líquida que los geles duros. Son ideales si desea añadir fuerza a las uñas más débiles que son más cortas en longitud. Se consideran un producto muy popular en el mercado hoy en día y hay algunos esmaltes de uñas en gel en el mercado que incluyen una base, un color y una capa superior en uno. Sin embargo, tienden a ser difíciles de remojar durante la eliminación y no tienen la opción de colocar una capa base protectora sobre la uña natural antes de la aplicación. Muchos de ellos también tienden a ser híbridos, por lo que son una mezcla de esmalte en gel y esmalte de uñas regular, lo que significa que es susceptible de secarse si se dejan abiertos y expuestos al aire.

Uno de estos híbridos es una marca popular en el mercado que se conoce como Shellac. Es un esmalte semipermanente que es un tipo popular de manicura que ofrecen muchos salones de belleza. En las manicuras Shellac se utiliza el producto en las uñas naturales después de realizar un trabajo de cutícula en seco y dar forma a la uña de manera ordenada. 

¿Cuál de estos tipos de manicura dura más?

Tanto las uñas de gel duro como las acrílicas son dos tipos de manicura que duran de 2 a 3 semanas. 

¿Cómo se secan estos tipos de manicura?

Las uñas acrílicas se secan con aire (opcionalmente se puede utilizar la lámpara de secado de uñas) y las uñas de gel deben colocarse bajo luz ultravioleta.

¿Son seguras las uñas de gel y las acrílicas?

Las uñas acrílicas pueden representar un riesgo de infección si se aplican incorrectamente, lo que puede provocar daños en el lecho ungueal natural. Si limas demasiada cutícula, esto provocará un aumento de la infección bacteriana porque tus cutículas son las que protegen tus uñas de las bacterias. 

Manicura semipermanente: ¿es lo más adecuado para tus uñas?

La manicura semi permanente con esmaltes de gel se ha tomado las manos de las mujeres que no tienen tiempo para ir todas las semanas a la peluquería, salón de belleza o spa. Esta nueva tendencia es imprescindible para muchas chicas y es también una de las más aplicadas ya que es un sistema más económico y fácil de utilizar que unas uñas acrílicas.

Por eso, y con el fin de no dejar de lado el paso a paso realizado durante un manicura tradicional, es necesario también limar, cortar y aplicar un removedor de cutícula para posteriormente retirar los pellejos que crecen alrededor de la uña. Así, la aplicación de esta técnica solo difiere de la tradicional en el tipo de base, esmalte y brillo empleado, que se seca en segundos bajo la luz UV de una lámpara led.

No obstante y a pesar de la practicidad que ofrece esta técnica, son muchos los mitos que se han creado en torno a ella. Te vamos a explicar los pros y los contras.

Ventajas

Apariencia: la manicura semipermanente hace lucir las uñas más brillantes que un esmalte tradicional. Igualmente su color permanece intacto hasta el final, pues en realidad solo se elimina cuando la uña ya ha crecido. De la misma forma, este tipo de manicura es muy versátil, pues es posible recurrir a diferentes esmaltes como aquellos que brillan en la oscuridad, los que constan de una variedad de tonos metálicos, esmaltes que cambian de color con la temperatura y otros que brindan efectos como el camaleón y el espejo.

Duración y resistencia: hasta más de quince días puede llegar a durar una manicura con esmalte de gel. Por eso se ha convertido en la mejor alternativa para la mujeres de vida activa que no tienen tiempo para ir a la peluquería o manicurista. El esmalte dura muchísimo, te dura de dos a tres semanas y hasta más. Todo depende del crecimiento de tus uñas.

Secado: su secado es inmediato. Es decir, que a diferencia de una manicura tradicional, que puede dañarse en el camino de la silla de casa donde te has hecho la manicura a la puerta de salida, esta manicura permite retomar tus labores inmediatamente, pues una vez es puesta bajo los rayos de la lámpara UV, las uñas salen secas. Con esta técnica dejas atrás la idea de quedarte estática durante varios minutos para no dañar el esmalte debido al secado lento.

Contras

El tipo de uña: si bien la manicura semi permanente puede ser una gran opción para todas las mujeres, hay algunas que tienen uñas más débiles. Sin embargo eso solo pasa en dos casos. Cuando sufres de enfermedades como tiroides (una condición que de por sí afecta la dermis, la uñas y el cabello) o cuando te arrancas la semipermanente y con ella la primera capa de la uña natural.

Es más difícil de eliminar: remover un esmalte semi permanente no es tan fácil como hacerlo con un esmalte tradicional. Retirarlo implica pasar la lima sobre la uña para quitar el brillo, y posteriormente envolverla con algodón humedecido con un removedor especializado o acetona pura y papel de aluminio.

Es necesario utilizar lámpara de secado: esta técnica es un proceso más complejo que una manicura tradicional, pues por cada capa de esmalte aplicada sobre la uña, se deben intruducir las falanjes bajo la lámpara con el fin de secar la uña.

De estos tipos de manicura, ¿cuál es la ideal?

Como ocurre con muchas cosas en la vida, la respuesta a esta pregunta realmente se reduce a tus preferencias personales. Si te encantan las uñas de aspecto natural, las uñas de gel son una excelente opción para ti. También son una excelente opción para ayudar a evitar que las uñas se dañen. Por otro lado, si estás tratando de evitar que el esmalte de uñas se agriete o pele, las uñas acrílicas se adaptarán a tus necesidades. Ten en cuenta que, en ambos tipos de manicura, si las uñas de gel o acrílicas se aplican incorrectamente, corres el riesgo de dañar tus uñas. La clave para obtener las mejores uñas de gel o acrílicas es tener un poco de paciencia y práctica.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por mí, Esther Béjar, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es poder responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa Europa S.L. (Webempresa), situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@mepicalaetiqueta.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Subir