Cómo preparar el biberón al bebé

Si te estás preguntando cómo preparar el biberón a tu bebé, necesitas leer este artículo. Cuando, por un motivo u otro, no alimentas a tu bebé con leche materna, es necesario seguir algunos pasos para la correcta preparación de los biberones.

como preparar el biberon

En el mercado puedes encontrar dos tipos diferentes de preparados para lactantes. En primer lugar, están las leches de inicio que se utilizan desde el nacimiento del bebé hasta los 6 meses, son fácilmente reconocibles pues en el envase suele poner un 1. También tienes las llamadas leches de continuación que son las que se dan a partir de los 6 meses y vienen identificadas por un 2 en el bote. En ambos casos, se pueden comprar en formato líquido o en polvo para diluir en agua y calentar en un microondas o calienta biberones.

Cómo preparar el biberón al bebé

La higiene es de suma importancia, por ello, antes de empezar con la preparación del biberón es una buena costumbre lavarse las manos. Un esterilizador de biberones es importante para evitar infecciones, o al menos reducir el riesgo, durante los primeros 6 meses de vida del bebé.

Si has decidido utilizar una leche en formato líquido, solo tienes que echar la cantidad que necesite tu hijo y calentar de manera suave.

Si optas por la leche en polvo, debes saber que no es estéril y es recomendable seguir los consejos de la Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición Pediátricas:

  • Se aconseja preparar un biberón reciente en cada toma. Si fuera necesario, se puede preparar de una vez para todo el día, pero en este caso siempre se ha de conservar en la nevera.
  • Después de cada toma es imprescindible desechar la leche que sobra.
  • Los biberones una vez que han sido preparados, no se pueden guardar en termos o calienta biberones. Lo que sí puedes hacer es mantener agua caliente en el biberón para añadir la leche en polvo justo en el momento de la toma.

Agua del biberón

Para la leche en polvo del biberón puedes utilizar agua del grifo si vives en una zona donde existe un buen control sanitario del agua. Si optas por este tipo de agua, es aconsejable hervirla un par de minutos durante los primeros meses de vida de tu hijo (no se recomienda hervir durante más tiempo pues aumenta la concentración de nitratos y puede ser perjudicial). Una vez hervida, debes esperar a que enfríe y esté tibia antes de diluir el polvo.

Por supuesto, también puedes utilizar agua embotellada apta para alimentación infantil (con bajo contenido en sales minerales).

Una vez que hayas calentado el agua, debes asegurarte de que la temperatura es correcta y que se ha calentado de manera uniforme por lo que, es conveniente agitar bien antes.

Primero se debe poner el agua templada en el biberón y a continuación, añadir los cacitos de leche rasos en polvo. Las cantidades se recogen en el bote de leche y, como norma general, tendrás que poner un cacito por cada 30 ml. de agua.

Tienes que tener en cuenta que, no debes forzar nunca a comer y que la mejor manera de saber si tu hijo está bien alimentado es por la ganancia de peso y la apariencia de saciedad, no por lo que come.

Una vez finalizada la toma, será suficiente lavar a mano o a máquina el biberón.

Biberones y bisfenol A

El bisfenol A (BPA) es un químico utilizado en algunos plásticos como el policarbonato.

Según diversos estudios el BPA tiene efectos negativos especialmente en los niños afectando a sus defensas, al sistema endocrino y a la aparición de tumores. Actualmente, este químico está prohibido en la fabricación y venta tanto de biberones como de otros plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos. Por lo que, no debería haber biberones con este producto en el mercado. A pesar de que el bisfenol A se prohibió hace unos años, no esta demás que compruebes la etiqueta del biberón cuando lo compres.

Si compras biberones de cristal, puedes estar segura de que no contienen BPA, pero debes tener cuidado pues se pueden romper.

* Información extraída de la página web de la Asociación Española de Pediatría.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cojín de lactancia Jané, confort para tu bebé y para ti Un cojín de lactancia Jané (también conocido como almohada de lactancia o cojín maternal), aporta un gran descanso y confort tanto a tu bebé como a t...
Un regalo de nacimiento ideal: el babero de bebé Sin duda, uno de los regalos más prácticos que se puede hacer por el nacimiento de un bebé es un buen babero. O mejor dicho, un conjunto de ellos, pu...
Dermatitis del pañal, qué es y cómo se cura La dermatitis del pañal  es una irritación de leve a severa que puede darse en la piel de cualquier persona que utilice pañal.  Puede aparecer como un...
Ratoncito Pérez, cómo preparar su llegada Para los niños, la llegada del Ratoncito Pérez para recoger sus dientes es todo un acontecimiento, nosotros, como padres, hemos de prepararlo todo par...

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por mí, Esther Béjar, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es poder responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa Europa S.L. (Webempresa), situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@mepicalaetiqueta.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Subir