Pasear al bebé, consejos prácticos

¿Lista para levantarte y empezar a caminar al aire libre con tu bebé? Poco después del nacimiento de tu hijo, es probable que tu médico te recomiende caminar como primer ejercicio. Caminar es perfecto, porque tu ritmo puede ser tan rápido o lento como desees y puedes caminar todo el tiempo que te sienta cómoda. Y nuestro motivo favorito: puedes hacer ejercicio cuando el bebé está contigo. Estos son nuestros consejos útiles para pasear al bebé al aire libre y mantenerlo feliz.

pasear al bebe

Pasear al bebé, ¿qué debes tener en cuenta?

Salir con los bebés es esencial y caminar es beneficioso tanto para los padres como para los niños. Cuando descubras que tu bebé está inconsolable, sacarlo al aire libre puede calmarlo de inmediato. El movimiento de un cochecito de paseo puede adormecer a algunos bebés, lo que hace necesario caminar para la hora de la siesta. ¡Y hay tanto que ver y hablar con los bebés en una caminata que salir afuera realmente les muestra el mundo! Compartimos formas en las que puede hacer que pasear al bebé al aire libre sea una rutina diaria.

1. Reúne todos los elementos esenciales para pasear al bebé

Cuando estés lista para llevar a tu bebé a dar un paseo, piensa en las cosas que vas a necesitar para caminar tanto aquellas que el bebé y tú llevaréis puestas como todos los enseres que puedes necesitar para el trayecto. Lo más adecuado será contar con una bolsa maternal que puedas colgar de la silla de paseo y donde puedas llevar todo siempre a mano. Necesitarás:

  • Calcetines y zapatos cómodos para caminar.
  • Sombrero o gorro para ti y tu bebé.
  • Protector solar (para ti y para el bebé, a partir de los 6 meses).
  • Gafas de sol.
  • Reproductor de música y auriculares.
  • Botella de agua.
  • Sudadera (para días fríos).
  • Necesidades de cuidado del bebé, incluidos pañales y toallitas húmedas, chupete y pinza para chupete, biberón, taza para agua y tentempiés para los niños pequeños.

Cuando camines al aire libre con un bebé mayor, considera comprar una cadena que sujete juguetes, chupetes, vasos y biberones a la silla de paseo. Cuando intentas mantener el ritmo, ¡tener que detenerte constantemente por artículos que se caen es frustrante. Una correa de este tipo mantendrá los artículos adheridos al cochecito para que el bebé pueda volver a meterlos y no se pierda nada.

2. Elegir el cochecito adecuado para tu bebé

Tan pronto como tu médico lo apruebe, por lo general está bien sacar a caminar a tu recién nacido sano. Al principio, puedes optar por colocar a tu bebé dentro de una mochila portabebé. Pero probablemente querrás usar también un cochecito.

Necesitas una sillita de paseo que puedas usar todos los días con unas características excelentes, incluido un manillar que se ajusta rápidamente a la altura, reposapiés, sombrilla, reclinación con paneles laterales de malla transpirable para que el niño pueda tomar una siesta cómodamente en el paseo,… Una silla de paseo fácil de usar, con frenos de pie, que se pliega con una mano y se guarda fácilmente. Tener un cochecito que sea igualmente fácil de maniobrar y también cómodo para tu bebé es ideal. Te aconsejamos cualquier modelo de silla Maclaren.

3. ¿Dónde caminar con el bebé?

Si vives en un vecindario o ciudad, ir a la acera justo enfrente de la puerta de tu casa estará genial. En los días particularmente calurosos, puedes llevar a tu bebé en su silla de paseo al centro comercial para mirar escaparates mientras caminas. Por supuesto, una gran opción es caminar por el parque. Los parques locales a menudo tienen senderos para caminar en forma de bucle que son perfectos para pasear al bebé. Si te hemos recomendado las sillas de paseo Maclaren es porque muchos de sus modelos tiene dirección en las 4 ruedas y se mueven fácilmente desde aceras lisas a terrenos más accidentados. Puedes ajustar rápidamente los bloqueos de las ruedas presionando un botón.

4. Mejor momento del día para caminar con el bebé

En los meses más cálidos del verano, las primeras horas de la mañana son ideales para pasear al bebé. Si tienes que salir de casa más tarde, significa que puede hacer calor afuera y debes tomar las precauciones adecuadas para evitar el sobrecalentamiento.

Si tu hijo ya tiene unos meses, asegúrate de llevar el vaso para sorber lleno de agua y de que le hayas aplicado protector solar en su pequeño cuerpo. Extiende el toldo o capota de la silla de paseo para proteger a tu hijo de una exposición excesiva. 

5. Beneficios de llevar al bebé a caminar

  • ¡Aire puro, ejercicio y estimulación! Una caminata diaria te puede incluso ayudar a resolver tus pensamientos, mejora el sueño por la noche y te pone en movimiento (¡especialmente en esos primeros meses con un recién nacido, cuando sientes que estás sentada y amamantando todo el día!). Caminar es una de las mejores rutinas de ejercicios en casa que puedes tener, especialmente después del parto.
  • Si la vista sobreestimula al bebé o si simplemente quieres vigilarlo mientras caminas, la solución es sencilla. Opta por una silla de paseo que tenga el manillar con una opción de volteo fácil para que puedas girarlo hacia cualquier lado en muy pocos segundos.
  • Llevar a los bebés a pasear puede ayudarlos a que lleguen a la hora de la siesta. Selecciona un cochecito con reclinación plana para que pueda dormir mientras caminas. 
  • A veces, puedes aprovechar para pasear al bebé camino a la tienda. La cesta debajo del cochecito de paseo es un extra para contener muchos bultos. Por lo general, tu objetivo es lograr que tu bebé se duerma, por lo que una caminata larga os beneficia a ambos.

6. Preocupaciones por la seguridad

  • No camines donde no te sienta cómoda. Elije áreas para caminar alejadas del tráfico de vehículos y que estén bien iluminadas.
  • Considera pasear al bebé en grupo con otras personas.
  • Usa los frenos del cochecito cada vez que sea necesario, incluso si te detienes en un terreno plano. Nunca se sabe si los movimientos del bebé harán que la silla de paseo ruede.
  • No coloques tu billetera o teléfono donde puedan agarrarlo. Utiliza los bolsillos de almacenamiento de la silla de paseo para colocar tus objetos de valor.

Cómo puedes caminar con tu bebé

Lo más habitual es que salgas a pasear al bebé con un portabebés, con una silla de paseo o incluso con tu bicicleta si tienes un bebé un poquito mayor.

Pasear al niño con un portabebés

A los bebés les gusta acurrucarse junto a su padre o su madre, incluso cuando salen a caminar. Los portabebés (bolsas delanteras, mochilas o cabestrillos) son convenientes, y el calor de tu cuerpo y el movimiento al caminar pueden ayudar a que tu pequeño se duerma. Sin embargo, se deben tomar ciertas precauciones para evitar lesiones.

  • Lee las instrucciones del fabricante para asegurarte de que el portabebés es adecuado para su tamaño y para la edad y el peso de tu bebé.
  • Verifica que las costuras, correas y sujetadores estén firmes.
  • Ajusta las correas para mantener la cabeza erguida y los hombros y la espalda rectos.
  • Asegúrate de que su respiración no se vea restringida por la ropa, una manta o los sujetadores del portabebé. También asegúrate de que su barbilla no esté apoyada contra tu pecho y que su cara no esté plana contra ti.
  • Viste a tu bebé adecuadamente para el invierno, pero asegúrate de que su ropa no le quede tan apretada que le corte la circulación.
  • Sostén a tu bebé cuando se incline.
  • Ten especial cuidado al subir y bajar escaleras.
  • No uses un portabebés durante actividades en las que podría caerse, como por ejemplo, andar en bicicleta o caminar sobre una acera helada.
  • No utilices un portabebés al cocinar, para evitar posibles quemaduras.
  • No te acueste ni tomes una siesta con tu hijo mientras está en el portabebés.

Pasear al bebé en bicicleta

Tu bebé está listo para viajar en un asiento de bicicleta o remolque una vez que:

  • Tenga al menos un año de edad.
  • Sea capaz de sentarse solo mientras usa un casco de bicicleta.

A esta edad, los músculos de su cuello son lo suficientemente fuertes como para sostener su cabeza y el casco de la bicicleta en caso de accidente, y su cabeza es lo suficientemente grande como para que el casco le quede bien.

Asegúrate de que tu hijo esté sentado correctamente en el asiento de la bicicleta o en el remolque con las correas ajustadas correctamente. Debe estar sentado erguido, con los hombros y la cabeza bien apoyados. El asiento de la bicicleta debe estar equipado con un reposacabezas y protectores para las piernas para una máxima seguridad.

Comprueba la capacidad máxima de peso del asiento y asegúrate de que sea compatible con tu bicicleta. Si usas un remolque para bicicleta, instale la bandera de seguridad en la parte posterior para que sea más visible. Asegúrate de leer las precauciones de seguridad recomendadas en la guía del usuario que viene con el asiento de bicicleta o el remolque.

Nunca dejes a tu hijo en el asiento cuando no estés en la bicicleta, ya que podría volcar y lastimarlo.

Con el peso extra detrás de ti, la bicicleta tarda más en detenerse cuando frenes, así que tómatelo con calma las primeras veces hasta que te acostumbres a la sensación.

Salir en silla de paseo

Sin duda, ésta es la forma más habitual de pasear al bebé. Hay muchos estilos de cochecitos y carritos de niño para elegir. Los modelos que se convierten de carro a cama a cochecito son prácticos durante todo el año. Aquellos con asientos reclinables son una excelente manera de moverse. Los cochecitos con cierre de paraguas son prácticos, pero ligeros y pueden volcarse.

Abrócha siempre el cinturón de seguridad y vigila de cerca a tu bebé. Si bien no hay problema en colgar algunas bolsas de la compra de la sillita o de las asas de la estructura, ten cuidado de no sobrecargarla, lo que puede hacer que se vuelque.

Consejos adicionales para pasear al bebé

Vas a pasear al bebé durante muchísimo tiempo por lo que te recomendamos que apuestes por una silla de paseo con estructura liviana, que sea ligera y que tenga la capacidad de plegarse de forma compacta para ser introducida incluso en el maletero de un coche pequeño. ¡Diviértete explorando el mundo con tu bebé!

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por mí, Esther Béjar, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es poder responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa Europa S.L. (Webempresa), situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@mepicalaetiqueta.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Subir