¿Qué sabes del estuco veneciano?

Seguro que en alguna ocasión te has quedado sorprendido, o sorprendida, por el aspecto tan brillante y liso de las paredes estucadas. Ese recubrimiento, ese revestimiento, tan similar al mármol, y que admite todo tipo de colores, es muy sorprendente y muy atractivo.

estuco veneciano

Las paredes estucadas, que pueden aparecer tanto en ambientes interiores como exteriores, se denominan así porque en ellas se reproduce la técnica del estuco, una fórmula cuyos orígenes se remontan hasta la Antigüedad, en Mesopotamia.

¿Qué es el estuco veneciano?

El estuco, que no el veneciano, es una pasta de grano fino compuesta por cal apagada, mármol pulverizado, yeso y pigmentos naturales, entre otros materiales, que se endurece como fruto de una relación química cuando entran en contacto la cal con el dióxido de carbono.

Dejando a un lado su composición química, lo realmente interesante de este revestimiento es su utilización para enlucir paredes y techos y las opciones de tratamiento que admite. Así, se puede usar para modelarlo y tallarlo, consiguiendo figuras ornamentales; o bien pulirlo, que es como más se suele encontrar en el mercado.

Estuco es un término que procede del italiano stucco y en cuanto a la técnica, se adapta a la perfección a cualquier tipo de construcción o época. De hecho, además de la función decorativa, su capacidad funcional y protectora impermeabiliza muros y paredes.

Es estuco veneciano puede conocerse también por el nombre de lustro veneciano. Se originó en la ciudad italiana durante el siglo XV y su característica principal es su acabado, que conforma paredes lisas y brillantes con distintas tonalidades de gran belleza. En la web MyRevest nos cuentan más detalles sobre esta técnica.

¿Cómo utilizar esta técnica de decoración?

El uso de esta técnica, o más bien su aplicación, implica la participación de profesionales que conozcan sus características, pues obliga a una metodología muy cuidado. La llamada lechada de espátula es la técnica tradicional y consiste en aplicar la pasta en tres pasadas, y en ocasiones, hasta en seis, siempre con espátula. La cal y el yeso necesarios para producir estuco se pueden adquirir listos ya en el mercado para usar.

La segunda opción es aplicar el estuco con la ayuda de un capillo especial. Aquí se reduce el número de pasadas, aunque el acabado final sigue siendo con espátula, para que la superficie obtenga un aspecto más homogéneo.

En la técnica tradicional el relleno es de cal y yeso, mientras que con la segunda se utiliza un relleno específico. En ambos casos la cera de pulir es opcional, pero recomendable.

El grout o pasta se aplica sobre la superficie siempre que esta esté lista, completamente lisa y sin imperfecciones. En la técnica tradicional hay que aplicar cal y yeso con la espátula y continuar con la pintura aislante. El proceso se repite en dos ocasiones. Una vez la pared está seca es cuando se continúa con la lechada veneciana en tres capas sucesivas, con espátula. Por último, se completa el trabajo con cera protectora.

El estuco es un revestimiento decorativo muy resistente y que ofrece un aspecto visual muy elegante. En su mantenimiento hay que distinguir en función de si lleva cera protectora o no. En caso de que no sea así y el grout quede totalmente expuesto, si aparecen manchas se pueden eliminar con un paño y un poco de alcohol. Para la cera protectora lo mejor es usar una esponja blanda empapada en agua o detergente neutro.

¿Qué diferencia al estuco actual del que se usaba en tiempos de romanos y griegos?

El estuco se utiliza desde hace miles de años. Griegos y romanos lo producían a partir de mármol blanco, polvo de piedra y cal apagada. Solía ser blanco, y de hecho aparece en numerosos palacios, vestigios y obras de arte.

Para darle color, pues en aquella época no había tantas opciones de coloración, se reforzaba con estuco fresco. En la actualidad no hay que recurrir a esa práctica, ya que existen productos en el mercado que ofrecen esas posibilidades.

Los recubrimientos actuales que sirven para reproducir esta técnica son brillantes, de larga duración, muy resistentes y de alta calidad. En muchos casos, también ecológicos. Eso lleva a que el estuco veneciano siga siendo una fórmula muy habitual para darle lustre a paredes y muros, ya sea en espacios interiores o exteriores.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por nosotros, como responsables de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es poder responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa Europa S.L. (Webempresa), situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@mepicalaetiqueta.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.

Subir