¿Cómo utilizar el estuco para revestir techos y paredes?

El primer elemento del que podemos echar mano a la hora de decorar una vivienda es de los revestimientos. Las paredes y techos a menudo se pintan de un solo color y caen en el olvido, pasan a ser un elemento sin mucho poder de influencia en la decoración.

Es cierto que sobre la pintura ya sí se pueden colocar otros elementos y jugar con la luz o los propios colores, pero es innegable que si no se aporta un toque diferencial, con una pintura decorativa, esa zona de la vivienda pierde capacidad de impacto.

Esto lo sabían muy bien ya en la Antigua Grecia y Roma, cuando ya comenzaron a utilizar el estuco. Siglos más tarde, los árabes también hicieron uso de esta práctica, además de hacer verdaderas joyas con la cerámica y los azulejos. El Renacimiento fue otro periodo temporal de redescubrimiento del estuco. 

¿Qué ventajas presenta el uso del estuco?

Esta técnica, el estucado, consiste en el uso de una pasta formada por cal, mármol pulverizado, yeso y pigmentos naturales que ayuda a embellecer los espacios interiores. También se puede usar en áreas al exterior, pero la afección causada por los agentes ambientales: lluvia, viento, insolación… puede provocar un mayor desgaste.

Esta pintura decorativa muy utilizada históricamente, pero actualmente ha ganado  mucha relevancia con la aparición de nuevas modalidades como el estuco de cal, una técnica que emplea mayor cantidad de polvo de mármol y áridos como la arena para ofrecer una textura más pastosa y resistente.

Los estucos ofrecen larga durabilidad, mucha impermeabilidad y un acabado con aspecto muy parecido al mármol. Otro punto interesante de estos acabados es que admiten todo tipo de texturas y tratamientos, así como la capacidad de adaptarse a numerosas superficies cuando estas se tratan de manera correcta.

¿Por qué se denomina estuco veneciano?

Estuco, y por extensión estuco veneciano, recibe ese nombre porque procede del término italiano “stucco”. Hace referencia a una particular terminación o decoración de paredes y techos. El sobrenombre de veneciano  es consecuencia del origen de la técnica, el norte de Italia y las áreas cercanas a Venecia en el siglo XV.

En ese periodo renacentista, los artesanos recuperaron fórmulas que ya se conocían siglos atrás, en la Grecia Clásica. De este modo, también en construcción y decoración el Renacimiento es una vuelta a los orígenes clásicos.

Con el estuco veneciano se obtiene una pared brillante en diferentes tonos que parece de auténtica piedra natural pulida. A simple vista es como si tuviéramos una pared de mármol. Los colores tradicionales de este acabado son el blanco, el gris, la arena o el coral.

El éxito del estucado como técnica ha llevado a que hoy en día se pueda hablar de distintos tipos de estuco: el italiano o veneciano, el estucado al frío, estucado liso, mate, a la cal, estuco terciopelo, estucado al Tirol de Baviera o estuco les Marbrés.

Cada uno de ellos presenta distintas virtudes, y algunos de ellos es más accesible que otros. En el caso del estucado liso, se trata del más económico, el más sencillo de aplicar y que resulta muy versátil y resistente en patios exteriores. También para exteriores es muy apropiado el estucado al Tirol de Baviera, aunque este síes más costoso.

¿Cómo aplicar el estuco veneciano?

Todos los tipos de estuco o estucado tienen su base en el italiano. La idea con este revestimiento es conseguir techos y paredes brillantes que tengan un cierto aire al de los palacios venecianos del Renacimiento.

Para aplicarlo directamente sobre la superficie deseada hay que asegurarse que esta se mantiene en buen estado: limpia y libre de irregularidades y grietas. El material necesario es el propio estuco, lijas, una espátula, una llana y cinta de carrocero.

La primera capa se aplica con la llana, de manera lo más uniforme posible para que la pintura salga por los lados y no se generen regruesos. Tras este paso hay que esperar al menos seis horas hasta que la superficie quede completamente seca. La espátula y las lijas sirven para quitar las rebabas y dejar la pared totalmente lisa.

Pasado ese tiempo se vuelve a repetir el proceso y hay que dejar nuevamente que se seque la superficie, pero esta vez debe pasar más tiempo, al menos 24 horas. La técnica se basa en la repetición y la paciencia, pero la destreza es igualmente importante.

Una vez se ha conseguido el efecto deseado, toca abrillantar y proteger el estuco. En Topciment son expertos en revestimientos decorativos de altas prestaciones, luego cuentan con toda la experiencia y el saber hacer para aplicar esta técnica.

Su uso va a estar ligado al tipo de superficie a cubrir y el presupuesto disponible. En cualquier caso, se trata de un tipo de pintura decorativa muy resistente y con un elevado poder estético en el que merece la pena invertir.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por nosotros, como responsables de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos es poder responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Webempresa Europa S.L. (Webempresa), situados en la Unión Europea (política de privacidad de Webempresa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@mepicalaetiqueta.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.

Subir