Ropa premamá: 7 básicos en ropa de embarazada

La ropa premamá tiene que ser siempre moda que favorezca las nuevas curvas del cuerpo de la embarazada, una moda prenatal urbana y cómoda, que se adapte a la nueva fisionomía corporal de la futura mamá. En el blog de moda os enseño 7 prendas imprescindibles en la ropa de embarazada.

Llega un momento, entre el tercer y cuarto mes de embarazo aproximadamente (aunque, obviamente en cada mujer varía) en que la ropa habitual empieza a apretar y se hace necesario recurrir a la ropa premamá: vestidos, pantalones, blusas, pijamas, lencería,… todo, ha de adaptarse a los cambios fisionómicos actuales y futuros que conlleva el embarazo.

Teniendo en cuenta que la ropa premamá, por definición, está destinada a ser usada durante unos pocos meses, no es necesario renovar el armario al completo ni tampoco gastar fortunas. Se trata de comprar ropa premamá barata (y con barata me refiero a precios asequibles) y de calidad que sea fácilmente combinable entre sí y que pueda valer tanto para ir a comprar al supermercado como para salir una noche a cenar simplemente modificando los complementos y accesorios.

7 básicos en ropa premamá

1. Pantalones vaqueros premamá
En todo armario donde haya ropa premamá, no deben faltar varios jeans o pantalones vaqueros premamá. Se diferencian básicamente de unos pantalones vaqueros normales en que poseen una banda ancha muy envolvente y en que tienen cintura ajustable en el interior formada por elásticos y botones para poder adaptarlos a la mujer embarazada.
Al igual que los jeans de embarazada tienen un patronaje distinto, lo mismo sucede con cualquier tipo de pantalón prenatal ya sean de pana, de tela o de paño.

2. Camisetas
Viene siempre muy bien tener varias camisetas durante el embarazo. Esta prenda prenatal se adapta según el embarazo va evolucionando y además, al tratarse de un básico, sirve para cualquier ocasión en función de los complementos que se lleven con ella.
Si, sin estar embarazadas tenemos varias camisetas para combinar con jeans o faldas, durante el embarazo, igual. Recomiendo colores neutros y discretos pues, siempre serán más fáciles de combinar.

3. Vestidos básicos
Un vestido básico cómodo y holgado que, al igual que las camisetas, se pueda usar en cualquier ocasión. Un vestido negro premamá resulta ideal para cualquier evento en el que haya que ir un poquito más arreglada.
Si estamos en invierno y, tenemos que ir más formales, un vestido con unos zapatos de salón, será la combinación perfecta. Debemos buscar vestidos que si combinamos con botas, queden igual de bien.
Si estamos en verano, también deberemos buscar vestidos que podamos usar tanto con sandalias de tacón como con sandalias planas.

4. Camisones y pijamas
Una embarazada ha de estar cómoda, sobre todo en casa. Comprar camisones y pijamas premamá cómodos y de calidad es siempre una inversión segura. Actualmente, podemos encontrar en el mercado ropa premamá para dormir que no sólo se adapta a todas las fases del embarazo sino a la posterior lactancia con camisetas de apertura superior que facilitan poder amamantar.

5. Blusas y camisas
En cualquier armario, una blusa blanca es un básico, en el armario de una embarazada, exactamente igual. Hay que elegir modelos cómodos, pero bonitos y elegantes.

6. Chaquetas de punto
Una chaqueta de punto se convierte en una prenda imprescindible tanto si es invierno como verano. Cuanto más neutro sea el color, más uso podremos darla.

7. Faldas premamá
Las faldas prenatales, al igual que los pantalones vaqueros, cuentan con una banda ancha que las convierten en prendas muy cómodas de llevar, como tienen cinturillas ajustables, son válidas para todos los meses de gestación.
Un par de faldas de tejido denim puede ser una gran inversión porque las podemos dar mucho uso en nuestro día a día.

Consejos a la hora de comprar ropa premamá
Actualmente, podemos comprar ropa premamá en infinidad de tiendas online y físicas Kiabi, H&M, C&A,… aunque en este post, la mayor parte de las prendas que os enseño son de la firma francesa de ropa para niños y premamá Vertbaudet.

Además, os recuerdo que hay que comprar la misma talla que antes del embarazo. Las prendas premamá tienen en cuenta las nuevas formas y curvas femeninas y, por eso, no tenemos que comprar una talla superior a la habitual que es un error que se comete muchas veces.

Hasta aquí sólo hemos hablado de ropa, pero ya sabéis que durante el embarazo es frecuente que se hinchen los pies y hay mujeres que necesitan calzar un número más grande de lo habitual. Lo que recomiendan los expertos, es guardar los tacones altos en el armario y, sólo sacarlos para ocasiones especiales (siempre y cuando no tengamos que pasar mucho tiempo de pie) y a diario usar zapatos que proporcionen la sujeción apropiada, de horma ancha y con un tacón de tres centímetros.

No todo es ropa de embarazada

También, tengo que deciros que aunque en este artículo del blog de moda os hablo de ropa de embarazada, lo cierto es que podemos pasar los nueve meses del embarazo con ropa “normal” sin necesidad de recurrir a la ropa de premamá.

En mi caso, por un motivo u otro, la ropa de embarazada que veía pocas veces me gustaba. En la mayoría de las ocasiones, me encontraba con ropa que me parecía muy de señora o era ropa demasiado amplia y parecía que llevaba un saco puesto o la veía excesivamente cara para gastarme mucho dinero en ropa que me iba a poner en pocas ocasiones. Sí es cierto que me hice con ropa de embarazada que sabía iba a usar mucho, pero la combiné también con mis prendas habituales. Además, reconozco que también robé alguna camisa y varias camisetas de algodón del armario de mi marido.

Los vaqueros y pantalones, en el embarazo, me los compré de talle bajo y así no me molestaban. Usé muchísimos leggings que se adaptaron perfectamente a mi nuevo cuerpo y son una opción ideal tanto para otoño invierno porque, se pueden combinar con jerseys largos, como para primavera y verano porque podemos usar camisetas y blusones.

En invierno, en lugar de usar abrigos de embarazada con los que, sinceramente, me veía como una mesa camilla, decidí ponerme los ponchos y capas que tenía de antes del embarazo.

Una de las ventajas que presenta la ropa que no es premamá pero sirve para las embarazadas es que, después de dar a luz, esta ropa seguirá sirviendo hasta recuperar la figura de antes del embarazo.

Jugué mucho con los complementos porque, como le pasa a casi cualquier embarazada, mi vestuario era más limitado. Cinturones, chales, fulares, pañuelos, bisutería,… dan un toque distinto que hace que la ropa parezca mucho más variada de lo que es en realidad.

Con todo esto quiero decir que cada mujer es un mundo y, cada embarazo, por supuesto, también. Tenemos que encontrar aquello que nos vaya bien y, lo más importante, con lo que nos sintamos cómodas durante los meses de gestación sin olvidarnos de que, vamos a ser mamás, pero seguimos siendo mujeres y, además de cómodas si podemos ir guapas y fieles a nuestro estilo habitual sin sentirnos disfrazadas, pues mejor que mejor, ¿no creéis?.

Buen día a tod@s!!

2 comentarios en “Ropa premamá: 7 básicos en ropa de embarazada

    • Me alegra que te haya gustado. Es justamente lo que dices, disfrutar del embarazo es algo esencial. Que la futura mamá no tenga que preocuparse por su ropa premamá y se vea guapa durante esos meses, es básico.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies