Graphenstone, la pintura ecológica de mi casa

Hace unos días, en Me pica la curiosidad, ya os hablaba de la empresa sevillana Graphenstone y de su proyecto “Mi casa es un árbol”.

En ese artículo, os contaba que, la empresa, a través de este proyecto plasma su compromiso medioambiental al crear una pintura ecológica que se aleja de las pinturas plásticas tradicionales.

Graphenstone, comercializa, a nivel mundial, la primera pintura, 100% natural con grafeno y cal artesanal, libre de sustancias tóxicas y carcinógenas que, en un proceso natural absorbe el dióxido de carbono de nuestra casa limpiando el aire que respiramos. Una pintura ecológica que además de crear ambientes más limpios, repele insectos, es un bactericida natural, evita la condensación y además, se trata de un producto anti-moho, antibacteriano y antialérgico.

La verdad es que, a nivel personal, he de deciros que, conocí el proyecto www.micasaesunarbol.com en el momento justo. Llevaba desde comienzos de verano con la idea de pintar parte de la planta de abajo de mi casa.

Veréis, la pintamos hace unos años con los colores que veis en estas imágenes, colores fuertes y llamativos, como se llevaban entonces, pero que, ahora, sinceramente, me habían dejado de gustar. Conocer Graphenstone fue lo que terminó por decidirnos a dar el paso de redecorar. Todas las imágenes con las paredes de colores, corresponden al antes.

A parte de todos los beneficios que aporta a mi casa esta pintura ecológica (3 botes de 15 litros eliminan al año el mismo CO2 que un árbol de 250 kilos) su forma de aplicación, me ha encantado.

Nada más abrir el primer bote, lo que más me llamó la atención es que se trata de un producto que no huele nada. De hecho, nada más terminar de pintar, los niños se pusieron a jugar con total normalidad.

Cubre muchísimo, con los colores tan fuertes que teníamos, estábamos convencimos de que íbamos a necesitar aplicar tres o cuatro manos. Con dos, fue suficiente.

Su rendimiento es excelente, la pintura se mezcla con agua y cunde mucho.

Además, cuando terminamos de pintar, las gotas que se habían caído al suelo, salieron fácilmente al pasar la fregona. Los utensilios que usamos (brocha, rodillo y cubo), se limpiaron muy bien con agua. Nada de necesitar el tan engorroso aguarrás, sólo agua y jabón.

Los resultados, los tenéis en estas fotos. La verdad es que, estoy encantada.

Deciros que, aunque para esta ocasión decidimos apostar por el color blanco, Graphenstone cuenta con una gama muy amplia de colores para que elijáis vuestro favorito.

Y, aunque con todos sus beneficios y características puede parecer un producto caro, lo cierto es que tiene un coste muy asequible y podéis adquirirlo de forma muy sencilla en Amazon. Os dejo el enlace donde podéis comprarlo, tan sólo tendréis que introducir el número de metros cuadrados que necesitáis para pintar vuestro hogar: Pintura ecológica Graphenstone.

Buen día a tod@s!!

Guardar

Guardar

2 comentarios en “Graphenstone, la pintura ecológica de mi casa

    • Pues, aunque la casa está recién pintada, lo cierto es que, con los niños, ya me ha tocado limpiar la pared en un par de ocasiones. La verdad es que, es pasar un paño húmedo y ¡listo!, mancha fuera.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close