Collar de lactancia, complemento perfecto para el bebé

Un collar de lactancia o de maternidad o de porteo sirve, básicamente, para entretener al bebé mientras toma el pecho o el biberón. Os digo que básicamente porque su utilidad, va mucho más allá.

Cuando hace unos días Rocío, fundadora de MamiChic, me hizo llegar a casa un paquetito precioso con tres collares de lactancia, tuve claro que os tenía que hablar de esta pieza de puericultura que en los últimos años se ha sabido abrir un hueco en el mercado de la infancia.

collar de maternidad

Con sinceridad os digo, que si hubiera tenido un collar de lactancia cuando mis niños eran pequeñitos, me hubiera ahorrado muchos arañazos y tirones de pelo. Por aquel entonces, desconocía la existencia de este maravilloso producto.

Con un collar de lactancia, todos son ventajas

Cuando un bebé toma el pecho o el biberón, se aburre y distrae, raro es el peque que no termina tirando del pelo, enredando con las cadenas que llevamos al cuello o intentando quitarnos los pendientes. Muchos bebés pellizcan e incluso arañan. La solución perfecta para mantenerlos entretenidos es usar un collar de lactancia o porteo, el bebé tendrá algo donde agarrar, se sentirá seguro y se relajará, en consecuencia, las tomas serán más tranquilas porque el bebé tendrá donde fijar su atención ayudando así a la lactancia.

collar de lactancia

Además, de entretener a los bebés mientras comen porque tienen donde agarrar, son perfectos para que se los metan en la boca. Un collar de lactancia alivia las molestias de la dentición porque sacia la necesidad del bebé de chupar y morder mientras masajea las encías y estimula la salida de los dientes. Alivia el dolor gingival y estimula la dentinción y la deglución.

Un collar de lactancia no sólo evita tirones y arañazos y ayuda a establecer la lactancia porque el bebé se distrae menos al tener donde agarrar, también mejora la psicomotricidad fina y ayuda al estímulo sensorial de nuestro peque gracias a las diferentes texturas, formas y colores llamativos del collar.

Como veis son el complemento perfecto porque además son muy estéticos y podemos lucirlos como una joya más. De hecho, yo como ya no tengo bebés, no puedo darles una función práctica, pero sí estética y pienso ponérmelos mucho (podría regalarlos a alguna mamá que tenga un bebé, pero me gustan tanto que ¡pienso quedármelos yo!).

Investigando sobre los collares, en Internet he encontrado muchos tutoriales (donde podemos encontrar desde videos hasta fotos del paso a paso y patrones) para poder confeccionar nuestro propio collar de lactancia o maternidad a base de bolas de madera e hilo de algodón. Sinceramente, con niños, lo que tiene que primar es la seguridad y no sé hasta qué punto es seguro que nosotros mismos fabriquemos algo que el niño se va a meter en la boca (me da pánico pensar que se puede soltar una bola y atragantarse con ella).

Sin embargo, un collar de lactancia comprado a una empresa especializada nos da una serie de garantías que a mí, como madre me tranquilizan.

collar-de-lactancia-Mepicalaetiqueta

Un collar de lactancia comercializado por una empresa especializada, generalmente es resistente al agua con lo que su limpieza será tan sencilla como lavar con agua y jabón, bien a mano o bien en el lavavajillas (no he tenido forma de encontrar como se lava uno de fabricación casera hecho con hilo de algodón, canicas y madera).

Un collar de lactancia ha de ser seguro

Para empezar un collar de lactancia no artesanal como los de MamiChic, son diseñados por un equipo de profesionales entre los que hay un pediatra y un odontólogo que nos garantizarán la dureza óptima del collar y que sea adecuado para masajear las encías del bebé.

Nos dan la seguridad de que están fabricados con productos muy seguros y que no tienen piezas desmontables, cuentan con cierre de seguridad, están ensamblados en cordón irrompible, no contienen piezas que se puedan desprender, ni bordes agudos ni rebabas.

La composición del producto impide que prolifere bacterias y gérmenes. Lo ideal es que estén fabricados 100% de silicona orgánica antibacteriana. Al ser antibacterianos son una garantía de higiene para nuestro bebé (no contiene Cadmio, BPA, Latex, Ftalatos, Latex, PVC o cualquier otra sustancia tóxica).

collar-lactancia-Mepicalaetiqueta

Resumiendo, collares de lactancia (o de maternidad o de porteo) sí, pero no comprados en cualquier sitio (he visto que actualmente los venden hasta en bazares) y tampoco, fabricados de forma artesanal por cualquiera. Por favor, aseguraos que cumplen con la Normativa Europea de Puericultura que exige que los collares sigan los mismos procesos de verificación que los chupetes y tetinas al tratarse de productos pensados para chupar y morder.

¿No tenéis bebés en casa?, pues son perfectos para llevarlos como un adorno más (como pienso hacer yo) o para regalar.

En cuanto al precio, por 16 ó 17 euros, podemos tener nuestro collar de lactancia.

Buen día a tod@s!! … y por favor, con niños la seguridad ante todo… no compréis productos de puericultura a cualquiera ni seáis tan atrevidos de fabricarlos vosotros mismos sin unas garantías mínimas.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR