Cojín de lactancia: tipos, características y precios

Un cojín de lactancia es el complemento ideal para usar durante el embarazo, durante el tiempo que dure la lactancia y durante muchos años después.

Una almohada o cojín de lactancia ayuda a mantener una postura cómoda durante el amamantamiento. Al dar el pecho al bebé, el cuerpo se tensa y se cargan los hombros, los brazos, las lumbares y las cervicales. Un cojín de lactancia permite tener un brazo libre y además, soporta el peso del bebé.

cojines-de-lactancia-blog-puericultura-me-pica-la-etiqueta

Para que la lactancia sea cómoda y relajada es muy importante encontrar una postura que resulte adecuada para la mamá y para el bebé, sobre todo, cuando eres madre primeriza y todo es nuevo.

Aunque se llama cojín de lactancia, lo cierto es que, este tipo de accesorio tiene muchas más utilidades:

Durante el embarazo, su uso es ideal porque ayuda a la futura mamá a dormir cómodamente de lado, aliviando así la columna vertebral. Dormir de lado es la postura más cómoda pues, el peso de la barriga se apoya en el colchón, si la embarazada se coloca una almohada de lactancia entre las piernas, descansa el abdomen y se relajan las caderas. Para estos meses, el cojín de lactancia de tipo serpiente, del que os hablo un poco más abajo, es perfecto.

almohada-de-lactancia-blog-puericultura-me-pica-la-etiqueta

– Aunque, muchos estaréis pensando que el cojín de lactancia, sólo es útil para la lactancia materna, lo cierto es que, si se da el biberón también es muy cómodo y, en este caso, el papá también puede beneficiarse de él.

– Puede servir de sujeción para el niño, sentando al bebé dentro del cojín. En función de los meses que tenga el niño, podemos tumbarlo, sentarlo o recostarlo boca abajo.

– Cuando el tiempo pase y el bebé haya crecido, puede usarse como asiento, cojín de sofá, apoyo para la espalda o, simplemente, para subir las piernas encima de él.

Cojín de lactancia: qué es exactamente

Se trata de un accesorio que podemos encontrar en distintas longitudes y formas y, con rellenos que harán del cojín un soporte más o menos rígido en función de que su contenido lo formen semillas naturales, lana, microperlas, fibra de poliéster,…

Su diseño permite soportar al bebé y colocarlo en una postura correcta para facilitar el amamantamiento. El bebé está apoyado en una superficie muy confortable y la mamá estará más cómoda, de esta forma, ambos estarán más relajados.

Ventajas de usar un cojín de lactancia

Previene tensiones musculares al no tener que forzar la postura.

– En caso de cesárea, permite dar el pecho con mayor comodidad sin que el bebé esté apoyado en la cicatriz.

Se puede usar también para gemelos y mellizos pues, actualmente, en el mercado podemos encontrar modelos especiales que permiten tener a dos bebés al mismo tiempo (os hablo con detalle de estos cojines especiales un poco más abajo).

Permite una succión correcta en la lactancia materna al poder colocar al bebé de forma correcta más fácilmente.

cojin-de-lactancia

Inconvenientes del cojín de lactancia

Bajo mi punto de vista, si sabe usarse bien, un cojín de lactancia, sólo tiene un inconveniente y es, que la mamá se acostumbre a dar el pecho con él y luego, le cueste amamantar si no lo tiene. Creedme si os digo que esto pasa, a mí me resultaba tan, tan cómodo el cojín que, cuando no lo tenía, lo echaba mucho, mucho de menos.

Puestos a buscar defectos a este tipo de almohada, os diré que, en verano puede dar calor.

Tipos de cojines de lactancia

Cojines según su dureza

Básicamente podemos encontrar almohadas rígidas (como el modelo gemelar Harmony del que os hablo un poco más abajo) o cojines blandos y moldeables que podemos encontrar con forma de “U” o herradura o con forma de serpiente o churro.

Cojín de lactancia rígido

No son moldeables y su estructura, como podemos deducir por su nombre, es rígida. Es el cojín que menos se vende pues es mucho menos versátil. La embarazada no puede usarlo para dormir y al ser tan rígido, después de la lactancia no puede ser utilizado como un cojín al uso.

Cojines de lactancias gemelares

Dentro de los cojines de lactancia rígidos, os quiero hablar del cojín gemelar más recomendable.
Os decía, que para la lactancia de gemelos o mellizos también existen cojines especiales. El más conocido es el de la marca Harmony. Este cojín, a pesar de ser bastante caro (unos 160 euros), es de los más vendidos y su éxito radica en que es perfecto para dos bebés.

cojin-de-lactancia-gemelar-harmony-me-pica-la-etiqueta

El cojín de lactancia gemelar Harmony es reversible. Cuenta con una cara blanca para la lactancia materna que está suavemente inclinada y una cara azul, más recta, para una mejor postura de los bebés en caso de una lactancia artificial.

Cojín de lactancia blando

Es moldeable y esto es, precisamente, lo que permite darle otros usos, además, pesa menos que la almohada rígida. Podemos encontrarlos con forma de herradura y con forma de serpiente.

Cojines según su forma

Os decía que los cojines de lactancia blandos se pueden dividir en dos tipos distintos en función de su forma:

Cojín de lactancia con forma de herradura

Tiene forma de U o media luna y se introduce en la cintura por la parte abierta. Según su material podemos encontrarlos de distinta dureza, también es posible encontrarlos de diferentes tamaños incluso, hay modelos especiales que traen reposacabezas para el bebé.

Cojin-de-lactancia-herradura-Me-pica-la-etiqueta-Blog-puericultura

Cojin-lactancia-reposacabezas-Blog-puericultura-Me-pica-la-etiqueta

Cojín de lactancia con forma de serpiente

A los cojines con esta forma, también se les llama churro. Son más apropiados para que la embarazada duerma y, como inconveniente, deciros que, al no traer forma definida, son más voluminosos y por tanto, más difíciles de guardar y transportar.

cojin-de-lactancia-churro-embarazada-Me-pica-la-etiqueta-blog-moda

Almohadas de lactancia según su material

El relleno es quizá uno de los componentes más importantes de los cojines de lactancia, pues es determinante a la hora de establecer la dureza, la transpirabilidad y el precio.

Los rellenos más populares son lana, semillas naturales, pequeñas bolitas, fibras de poliéster o algodón, microperlas de poliestireno, goma espuma o viscoelástica.

Para el exterior, es fundamental asegurarnos de que tenga una funda fácilmente desmontable y que sea lavable. Suelen ser de poliéster o algodón y lo ideal, es que tenga tratamiento antialergénicos, antiácaros y que sean transpirables para que no dé mucho calor.

El cojín de lactancia DIY: hacemos manualidades

Si os gustan las manualidades, una buena alternativa a comprar uno de los que podemos encontrar en el mercado de la puericultura, es fabricarlo.

Su elaboración es muy sencilla (siempre, claro está, que tengáis tiempo y ganas). En dos o tres horas, se puede tener un cojín simplemente con un poco de tela, una cremallera que permita hacerlo desenfundable y, por lo tanto lavable, y miraguano o guata para el relleno. Además de hacerlo personalizado, su precio no sobrepasará los 10 – 15 euros por lo que nos saldrá mucho más económico.

En Internet podéis encontrar patrones listos para descargar y fabricar vuestra propia almohada de lactancia.

Mi opinión

Sé que habrá quien esté pensando que se trata de un cacharro más que terminará ocupando espacio en cualquier armario. Lo mismo pensaba yo, hasta que una de mis mejores amigas, nada más nacer mi hijo Jaime, me regaló uno.

Desde entonces, me hice inseparable del cojín, a mí, me funcionó muy buen. Me resultaba muy cómodo, no forzaba la postura y me permitía tener las manos libres.

En el segundo embarazo, ya antes de nacer Sofía, empecé a usarlo para dormir mejor. Sobra decir, que lo usé con la lactancia de mi hija desde el primer momento.

Como suele decirse, cada uno cuanta la historia según le va y a mí, me fue muy, muy bien.

Si no queréis gastaros el dinero en algo que no sabéis si vais a usar, lo mejor es decirle a algún familiar o amigo que os lo regale. Si os va también como a mí, se lo agradeceréis siempre.

¿Qué cojín comprar?

A estas alturas del artículo, estoy segura que ya vais teniendo las ideas bastante claras, para terminar de despejar posibles dudas, os presento un pequeño listado con los cojines de lactancia que, actualmente, podemos encontrar en el mercado de la puericultura así como dónde comprarlos al mejor precio.

Flexofill Midi diseño de lunares. Cojín con forma de serpiente: mide aproximadamente 170 cms. de largo e incluye funda. Relleno de microperlas tiene un coste aproximado de 35 euros.

Cojín Lactante Koala Tuc Tuc: comoda y práctica almohoda de maternidad con forma de “U” de la marca Tuc Tuc.

Cojín Jané: este cojín tiene forma ergonómica y reposacabezas. Cuesta unos 45 €.

Twin Plus (para gemelos) azul y blanco: cojín rígido para lactancia gemelar.

Buen día a tod@s!!

2 comentarios en “Cojín de lactancia: tipos, características y precios

    • Rut, a mí el cojín de lactancia, porque me lo regalaron en el primer embarazo, sino, probablemente, no me lo hubiera comprado. Te puedo asegurar que fue uno de los mejores regalos que me pudieron hacer. Gracias!.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR